Sitios de Interes

SANTA LUCIA DE CUBA

Fascinante Formación Coralina la proximidad de una extensa y fascinante formación coralina que la resguarda y de cayos vírgenes en su entorno, convierten a Santa Lucía de Cuba en uno de los mejores destinos de playa del país. Camagüey, la ciudad capital de la provincia de igual nombre, es una de las más antiguas villas. Veintiún kilómetros de playas celosamente protegidas por la extensa formación coralina del norte de Cuba, constituyen el soporte fundamental del desarrollo turístico de entre exquisito paraje situado en la costa norte de la provincia de Camagüey.
Desde al aire, una línea casi continua de espuma delata la existencia de un impresionante arrecife coralino situado a escasos dos kilómetros de la playa, convertida de hecho en una suerte de gigantesca piscina natural, en calma durante todo el año. Una temperatura sumamente agradable (25° C a 26° C como promedio anual), escasas lluvias y vientos moderados, hacen de la nación, el buceo- se localizan alrededor de 34 puntos de inmersión y la pesca, actividades irrenunciables durante la estancia en este escenario natural.
En Santa Lucía la naturaleza posee un alto grado de conservación. En su entorno existe una importante zona de nidificación de flamencos rosados.

GUARDALAVACA

Guardalavaca es una playa situada en la costa atlántica de la provincia de Holguín, en el oriente de Cuba.
Guardalavaca fue uno de los primeros lugares visitados por Cristóbal Colón a su llegada a la isla. Durante los siglos XVI y XVII era refugio para los corsarios y piratas de la región.
Esta zona fue asiento también del llamado comercio de rescate, que era el nombre que le daban los lugareños al contrabando que con los bucaneros hacían de las pieles del ganado a cambio de mercancías europeas. A unos 28 kilómetros de la ciudad de Banes, Guardalavaca a principios del siglo XX solo era un remanso desconocido donde en los tiempos de tormenta los campesinos guardaban sus reses, de ahí su nombre.

HOLGUÍN

La nororiental provincia de Holguín tiene un don exclusivo: es la tierra del descubrimiento. En Cayo Bariay, un conjunto monumental recuerda que fue allí, el 27 de octubre de 1492, donde pisó por primera vez tierras del Nuevo Mundo el almirante Cristóbal Colón. Su capital, de igual nombre, es llamada también la Ciudad de los Parques; tiene una fuerte influencia hispánica, y la distingue el recto trazado de sus calles.
El quehacer cultural allí es intenso, particularmente los meses de mayo y octubre, cuando tienen lugar las Romerías de Mayo y la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, respectivamente. A lo largo de más de 400km. de costas, Holguín cuenta con 41 playas, entre las cuales Guardalavaca, Playa Esmeralda y Playa Pesquero, especialmente pródiga en zonas de interesante paisaje submarino, han ido ganando espacio en la preferencia de los visitantes foráneos. La llamada capital arqueológica de Cuba, Banes, se encuentra también en esta provincia, la que mayor concentración de restos arqueológicos aborígenes atesora en el archipiélago cubano.
Una de las más grandes bahías del mundo y la mayor del archipiélago cubano, la de Nipe, figura entre las 22 localizadas en la geografía holguinera, a la que no le faltan otros atributos naturales como la profusión de zonas boscosas y elevaciones a las que distinguen sus cimas vigorosas y abruptas.

GUANTÁNAMO

En el extremo más oriental del archipiélago cubano se asienta la provincia de Guantánamo, una región eminentemente agrícola por donde comenzó en el lejano 1511 la conquista y colonización de la Isla por la metrópolis española. El relieve elevado predomina en este territorio, fuertemente influenciado por las oleadas migratorias franco-haitianas, y cuyo nombre ganó celebridad y dio la vuelta la mundo a través de una pegajosa tonada, la Guantanamera.
Una enorme bahía, de 20 km de largo por 9 km de ancho, constituye uno de sus más notables accidentes naturales y el sitio junto al cual en contra de la voluntad soberana del pueblo cubano permanece una ilegal base aeronaval norteamericana.
Para Guantánamo las puertas del turismo comenzaron a abrirse en Baracoa, la primera entre las siete villas fundadas en Cuba por el Adelantado Diego Velásquez y sin duda la que mejor conserva su carácter primitivo y su impresionante entorno natural. A la Ciudad Primada se le conoce como la capital de la madera, el coco y el cacao, pues es precisamente en sus predios donde se encuentran las mayores reservas de estos recursos forestales, y se le identifica por un llamativo accidente natural: el Yunque de Baracoa, una montaña de cima aplanada cubierta por una frondosa vegetación.
El propio acceso a Baracoa a través del viaducto La Farola, que vinculó por primera vez por vía terrestre a esta ciudad con el resto de la Isla en 1965, constituye el primer regalo para el visitante, que podrá admirar desde los Altos de Cotilla un paisaje inolvidable e irrepetible.

SANTIAGO DE CUBA

Dos particularidades tiene Santiago de Cuba que la hacen irrepetible: su gente hospitalaria, de temperamento jovial y desenfadado y el rico acervo histórico-cultural.
De singular diseño urbanístico su capital fundada en 1514, está marcada por el sello inconfundible que imprime una espléndida bahía rodeada de montañas y dominada por el Castillo de San Pedro de la Roca del Morro, declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1997. Similar reconocimiento mereció también recientemente el sistema de construcciones agroindustrial y cafetalero que abarca las ruinas de más de un centenar de cafetales franco-haitianos existentes localizadas en los alrededores de la Gran Piedra.
A Santiago se le reconoce como la ciudad más caribeña de la Isla y es escenario habitual de dos importantes celebraciones populares: los festejos de carnaval y la Fiesta del Fuego. La distinguen también el hecho de haber sido escenario de trascendentales acontecimientos de la historia y el lugar donde con más fervor se venera a la Patrona de Cuba, la Virgen de la Caridad del Cobre. Santiago posee la infraestructura necesaria para fomentar el turismo de eventos y congresos.
Tiene además en su entorno montañoso y marinero todas las condiciones para desarrollar el turismo de naturaleza y aventuras, las actividades náuticas, el crucerismo y el turismo de salud.